sábado, 8 de noviembre de 2014


Desfila un cauce de lava en blanco,
el lento declinar del rayo en la pared,
un borde de cereza que rechina
como cualquier tarde...
y es niebla,
compás de mecedora o tormenta,
perverso arrullo
de fisuras hondas, de barrancos
que se forman y perduran
por más que el océano intente
recuperar, entre ojos o piedras,
los palmos perdidos.

Similar vaivén
una, dos
avenidas más arriba, igual
roce de color en las cornisas,
idéntico balanceo.

Seco estruendo el del humo,
la vida,
quise decir.

                               
                                                            -de Los Ingenios del Tedio-




2 comentarios:

  1. Me encanta tu trabajo,el video genial y la cara del director....otro poema!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Equivócate en una nota y verás...

      Eliminar